Asalto por ruptura a edificio






En este vídeo podemos ver un ejercicio de instrucción de asalto a edificio durante el curso de combate en población. El supuesto es el de un pequeño grupo fuertemente armado (3), sin rehenes y altamente motivado y decidido a no ser detenido con vida. Ante la decisión de no poder prolongar la situación por más tiempo, el equipo de asalto rompe la estructura central de la puerta de doble hoja y lanza al interior una granada para posteriormente entrar y neutralizar la poca resistencia que aún pueda existir en el interior. Otra opción más segura es entrar por una de las pareces o por el techo del edificio. Incluso simultáneamente por dos brechas.

Es importante no precipitarse al interior en grupo. Después de una explosión hay que detectar la posición y el estado del enemigo para poder adaptarse de un modo seguro a su respuesta, pero sin dejarle demasiado tiempo para que se reponga. No se trata de una granada aturdidora o Stun, se trata de una granada defensiva con el objetivo de hacer todas las bajas posibles. En este tipo de situaciones hay que asegurar la vida del personal que interviene.

Mientras, la otra mitad del equipo, cubriendo los 360º, a cierta distancia, evita que alguno pueda escapar o que puedan recibir ayuda desde el exterior.

En el caso de existir rehenes o incluso tener que detener a los integrantes del grupo armado, asumiendo la alta posibilidad de tener bajas entre nuestros hombres, la operativa sería muy diferente.