Cambio táctico de cargador






La técnica de “cambio de cargador táctico”, trata de dar respuesta a la necesidad de no desperdiciar ningún cartucho de la dotación que lleva el agente en situaciones en las que puede necesitar cada uno de los cartuchos que porta. También se suele utilizar con los dos últimos cargadores en enfrentamientos pesados, donde el contrario ofrece una gran resistencia.

Es fundamental en combate en urbano. Por ejemplo cuando después del primer contacto y habiendo efectuado entre 10 o 12 disparos, el contacto se rompe, aun disponemos de 3 o 5 cartuchos en el cargador del arma y nos enfrentamos otra vez. Por ello extraemos el cargador de su funda y lo acercamos al arma, extraemos el cargador del arma e introducimos el nuevo cargador con la dotación completa. Como podemos necesitar más adelante, los 3 o 5 cartuchos del cargador que estaba en el arma inicialmente, sujetamos éste entre el dedo índice y el dedo corazón. De esta forma no perdemos capacidad de agarre ni precisión.

Es muy importante no extraer primero el cargador del arma, muchos agentes lo hacen así, pero hacer esto supone que el arma queda con sólo el cartucho que tenemos en la recámara durante mucho más tiempo que con la técnica enseñada en el curso.