Disparo sin cartucho en recámara





El dominio de la técnica de desenfunde y tiro portando el arma sin cartucho en recámara obliga a una intensa y constante práctica para que la respuesta sea automática. No hay atajos, ni siquiera para los que creen que llevar cartucho en la recámara es mucho más rápido. Sin práctica y entrenamiento no es posible aprovechar la ventaja de portar cartucho en recámara, los tiempos se alargan y la precisión desaparece.

Como se puede observar en el vídeo, la mano derecha recoge el arma de la funda y la lleva con un movimiento rápido y continuo a la altura de los ojos. Por el camino, la mano izquierda sujeta la corredera, tira de ella sin interrumpir el movimiento hasta la posición de tiro introduciendo un cartucho en la recámara. Por último, ayuda a sujetar el arma ocupando los huecos dejados por la mano derecha en el empuñamiento.