Engrilletamiento en situación de normalidad






En el engrilletamiento en situación de normalidad, cuando el detenido colabora y no ofrece resistencia a su detención, debemos extremar las precauciones, ya que puede estar esperando el momento adecuado para golpearnos.

El primer paso es sujetar el codo del detenido con una mano, mientras con la otra colocamos los grilletes de adelante atrás. De esta forma, en el caso de que trate de salir corriendo, facilitaría el control al colocarse el grillete y contar con un buen control del brazo con la otra mano.

Después pasamos la mano controlada a la espalda y colocamos el grillete de la otra mano. Es muy importante la disposición de las manos con las palmas hacia fuera, como se muestra en el vídeo.

Una vez engrilletado el detenido, procedemos a su conducción, siempre bajo control de una mano o brazo. Sin producir daño innecesario pero con firmeza.