Triple cambio de cargador IPSC






En IPSC los cambios de cargador son totalmente visuales y no hace falta buscar ninguna cobertura, a diferencia de los cambios de cargador en el tiro de combate en los que no se puede perder de vista el escenario del enfrentamiento ni un segundo y debemos protegernos.

La técnica correcta para realizar el cambio de cargador es colocar el arma cerca del cuerpo, a la altura de los ojos sin romper el ángulo de seguridad, lo que nos supondría la inmediata descalificación. El codo se pega al hueso de la cadera para que sirva de referencia, al colocar la pistola siempre en el mismo lugar, como se puede apreciar en el vídeo.

La colocación de los cargadores en sus fundas deben situar las puntas de los cartuchos en ellos insertados en la dirección de tiro, hacia delante. De esta forma al extraerlos de la funda, el dedo índice sirve de guía. Por supuesto miramos el arma, de esta forma podemos introducir el cargador mucho más rápido y corregir cualquier error de ángulo al introducir el cargador en su alojamiento.

Por último, volvemos a extender el arma a la vez que localizamos el punto de mira y lo situamos sobre el objetivo. Esta tarea en muy rápida, ya que tenemos el arma a la altura de los ojos.

Debemos recordar una vez más que el IPSC es un deporte que proporciona un buen manejo del arma, pero que en ningún lugar sustituye al entrenamiento del tiro de combate. Como pueden observar en este vídeo sería mortal intentar este tipo de cambio de cargador en un enfrentamiento armado, por muy rápido que uno sea.